Las aves que lo tienen todo: Las Garzas

IMG_8060a copyright Texto y Fotografías por: Biol. Oscar S. Aranda Mena

Si tuviera que describirlas en una frase corta, sin duda las describiría como “la elegancia y discreción en su máxima expresión”. Es por su esbelta y estilizada figura, su plumaje siempre perfecto y sus hábitos de vida, que las garzas son consideradas por muchos como las favoritas entre todas las aves.

Existen unas 65 especies distribuidas por todo el mundo (exceptuando la Antártica), y las más grandes pueden sobrepasar el metro de altura y casi los 2 metros de envergadura como es el caso del imponente Garzón Cenizo (Ardea herodias); algo especialmente sorprendente cuando nos damos cuenta que a pesar de su tamaño, sólo pesa 2.5 Kg., mientras que un Avetorillo Común (Ixobrychus minutus), la especie más pequeña, pesa menos de 150 grs.

IMG_8411b copyright

Debido a su dieta estrictamente carnívora, las garzas han adquirido exitosas técnicas de pesca y caza, que pueden adaptar a las condiciones del lugar. Con su aguda visión binocular, pueden calcular el ángulo exacto en el que su presa se encuentra bajo el agua, compensando la distorsión que ésta provoca. Esbeltas y ligeras, las garzas prefieren los ambientes acuáticos donde utilizan sus largas y delgadas patas para posarse en lugares donde otros depredadores no podrían estar. De esta forma, se mantienen estáticas y de pie hasta que su desafortunada víctima pase frente a ellas. Cuando están en reposo, aparentan ser “rechonchas” y resulta difícil apreciar la longitud de su cuello.

IMG_0430a copyright

Las vértebras de su cuello están modificadas, lo que lo hace extremadamente flexible y le permite “plegarse”, obteniendo esa característica forma de “S”. Para capturar a sus presas es disparado a gran velocidad, que con la ayuda de su largo y poderoso pico, se convierte en una mortal flecha de la que no hay escapatoria.

IMG_8060a copyright

Además de bellas, ¡inteligentes!

Las garzas están consideradas entre las aves más inteligentes y capaces de adecuarse a los cambios ambientales que les rodean. La inconfundible garza ganadera (Bubulcus ibis), se ha adaptado a vivir en la tierra en una relación simbiótica con los mamíferos que pastan (principalmente el ganado), atrapando los bichitos que el ganado asusta al pastar y eliminando los parásitos de su piel. Se le considera como el ave que ha protagonizado la expansión natural más amplia y rápida de todas las especies de aves, pues siendo originaria de África y el sur de Europa, ahora se extiende por todo el planeta gracias a las actividades humanas.

IMG_1212b copyright

En cuanto a sus técnicas de caza, son capaces de innovar sus métodos o incluso de aprender nuevas observando a otras aves o a los humanos. Es así como se puede observar en las orillas de un lago o un río a una garza concentrada “agitando” con sus patas las plantas flotantes o alguna rama, obligando a los bichitos a salir de su escondite.

IMG_0737a copyright

Existen algunas garzas en distintos y lejanos lugares del mundo, como pueden ser Japón o República Dominicana, donde éstas han aprendido a “dar de comer” a los peces para atraerlos. Usando un trozo de pan, una pluma o un fruto pequeño, se posan en la orilla, sueltan el cebo a una distancia prudente y esperan pacientemente a que los curiosos pececillos se acerquen, atrapándolos antes que puedan descubrir la trampa.

Historias como éstas aparecen por todas partes, y yo personalmente pude atestiguar su capacidad de observación y aprendizaje con las Garzas Nocturnas Coroniclaras (Nycticorax violaceus), con quienes tuve la oportunidad de convivir de cerca por varios años, llegando a establecer un extraño vínculo de “amistad” y confianza entre nosotros, como la que aparece en la siguiente fotografía, a la que llamaba “perrito”, pues me seguía a todas partes, mostrando una auténtica curiosidad por mis actividades nocturnas en la playa.

p9210136a-copyright.jpg

Aún hoy en día, muchas personas dudan que las aves y otros tipos de animales pueden tener un cierto grado de inteligencia, pero es cierto es que existen comportamientos animales que superan “nuestro intelecto”. Simplemente creo que pensamos de forma distinta, y que nuestros procesos “humanos” para entender a los animales son los que nos hacen rechazar esta posibilidad, ya sea por orgullo o por desconocimiento.

Mientras aprendemos más sobre ellas, hay tres atributos que muchos humanos podríamos envidiar de las garzas: Son inteligentes, perseverantes y fieles a sus parejas de por vida. Tal vez un día podamos aprender algo de ellas.

IMG_9410b copyright

Anuncios

¡Me interesa tu opinión!

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s